La globalización es un proceso político, social, tecnológico, cultural y, sobre todo, económico.

La globalización económica, por su parte, consiste en la integración de las diferentes economías de cada país en una sola economía mundial. Eso quiere decir que es la manera en la cual los mercados de cada país se integran.

El proceso de la globalización inició en la época de la colonización, pero se desarrolló completamente durante la revolución industrial.

Durante el siglo XX, este fenómeno se expandió más, puesto que los avances tecnológicos, la consolidación del capitalismo, la llegada del internet y las innovaciones en el área de la telecomunicación lo hicieron posible.

La relación de la economía en tiempos de la globalización

 La globalización hace posible que las transacciones financieras entre países sean más sencillas.

El impacto de esta sobre un país determinado, depende del nivel de desarrollo que éste enga, puesto que las Naciones desarrolladas son las más beneficiadas, mientras que los países en vía de desarrollo terminan viéndose afectados. Asimismo, también afecta la política monetaria.

En las naciones en vía de desarrollo, los países desarrollados explotan distintos recursos, como la materia prima o la mano de obra barata, por lo cual el número de personas que se encuentran en pobreza extrema aumenta rápidamente.

Lo cierto es que varios economistas han estudiado de cerca el fenómeno de la globalización, concluyendo que junto a la revolución tecnológica y científica han sido las principales causas del aumento del desempleo en las últimas décadas, sobre todo en los países en desarrollo.

No obstante, la globalización no es del todo negativa, pues ha sido de gran ayuda para contrarrestar la inflación, algo que beneficia a la economía en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *