La globalización y la industrialización han hecho que los niveles de contaminación en los países en vía de desarrollo hayan aumentado bastante durante los últimos años.

La solución más adecuada para este problema es preservar los recursos y limitar las emisiones de carbono. Para que eso sea posible, los países desarrollados deben llegar a acuerdos con las naciones subdesarrolladas, porque al final no solamente es un problema de unos pocos sino de todos.

En los últimos años, la contaminación en aumento en el mundo en vías de desarrollo ha ocupado los primeros puestos en las tendencias globales.

China sigue siendo el país más contaminante, a pesar de que es un país desarrollado. Luego aparecen Estados Unidos y la Unión Europea.

Sin embargo, los naciones en vías de desarrollo terminarán siendo las que más sufran por el aumento del estrés hídrico o los desastres causados por el clima. Todo esto como consecuencia del calentamiento global.

El uso de combustibles fósiles en China ha provocado que la contaminación aumente de manera descontrolada, incluso cubriendo ciudades de “humo negro”.

Para que la contaminación disminuya en países como China o naciones en vías desarrollo, es necesario reemplazar el carbón por redes de generación de energía renovables. Además, las medidas que tome el país asiático en contra de la contaminación son cruciales para el resto del mundo.

Asimismo, la regulación y las sanciones a las empresas que contaminen es muy importante en los países subdesarrollados, ya que en los naciones desarrolladas las leyes son más estrictas.

Tal vez le interese leer sobre el aumento de los fenómenos meteorológicos graves y la relación con el costo financiero global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *