Las últimas décadas del siglo XX se caracterizaron por el auge de los países industrializados, lo que terminó afectando gravemente al medio ambiente.

Eso quiere decir que los países que actualmente son considerados como ricos, han logrado acumular esa riqueza mediante el uso indebido de los recursos naturales, afectando de manera grave el medio ambiente.

En la actualidad, la política económica aún no está del todo enfocada en el medio ambiente, sobre todo la contaminación en aumento en el mundo en vías de desarrollo.

La conservación y la preservación del medio ambiente son fundamentales para que este se encuentre en buen estado. Por eso, también se pueden considerar como dos políticas básicas de la política económica.

Formas en las cuales la política económica puede ayudar al medio ambiente

 En general, la política económica nunca se ha interesado por el bienestar del medio ambiente. Sin embargo, durante los últimos años el cambio climático y el calentamiento global han sido demasiado evidentes, por lo cual los gobiernos han empezado a implementar políticas económicas que beneficien al medio ambiente.

Algunos métodos para controlar la contaminación son:

  • La aplicación de impuestos por parte del gobierno a las empresas contaminantes, conocido también como “castigo fiscal”.
  • Política de depósitos retornables, en la cual la empresa que adquiera un producto que sea potencialmente contaminante deberá abonar una suma de dinero. El monto se podrá recuperar cuando la compañía lo devuelva a un sitio en el que pueda ser reciclado o destruido sin necesidad de contaminar.
  • La aplicación de multas, prohibiciones para que continúen con las actividades o retirada de licencias a las empresas que durante su proceso de producción contaminen el ambiente de manera excesiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *