El acuerdo UE-Mercosur

 El acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur es un tratado de libre comercio, en el que los países miembros tendrán la posibilidad de comerciar de manera libre sus productos.

El acuerdo de libre comercio fue firmado el 28 de junio de 2019, después de 20 años de negociaciones, ya que en junio de 1999 se empezó a hablar sobre un tratado que beneficiara a ambos bloques durante una reunión en Río de Janeiro, Brasil.

Las negociaciones para llegar a un acuerdo comercial se interrumpieron varias veces, pero en 2013 se reanudaron de manera definitiva.

En junio de 2019, Mauricio Macri, presidente de Argentina y en ese momento presidente pro tempore del Mercosur, firmó el acuerdo.

Las principales ventajas del acuerdo para Mercosur 

  • Aumenta la inversión extranjera de los países miembros.
  • Las pymes se benefician ampliamente.
  • El tratado se implementará de forma progresiva para que los países miembros de cada bloque conozcan completamente el acuerdo.
  • Los países pertenecientes al Mercosur podrán mejorar sus relaciones, ya que habrá más integración entre ellos.

Los beneficios del acuerdo para España

España será uno de los países más beneficiados con el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, puesto que ahorrará más de 500 millones de euros anuales en aranceles.

Por ejemplo, el sector automovilístico es uno de los más afectados actualmente, puesto que se debe pagar el 35% en aranceles, un valor bastante elevado.

Asimismo, España duplicará sus exportaciones a los países miembros del Mercosur en los próximos cinco años, representando poco más de 7.000 millones de euros.

Se podría concluir que el bloque comercial más beneficiado con el tratado de libre comercio es Mercosur; sin embargo, la Unión Europea también, puesto que los habitantes de los países pertenecientes a Mercosur tienen gustos similares a los de los europeos.

Continúe informándose sobre el mercado de divisas.

Efectos económicos del Brexit en el Campo de Gibraltar: un modelo econométrico

La próxima salida del Reino Unido de la Unión Europea ha generado una gran incertidumbre sobre las consecuencias económicas que habría.

La incertidumbre está especialmente en los lugares cercanos a las fronteras terrestres del Reino Unido con Europa, como España o el campo de Gibraltar.

Actualmente, en el Campo de Gibraltar los efectos económicos son positivos para la población, ya que las condiciones favorecen los intercambios de mercancía que se realizan en la frontera y el empleo fronterizo.

Lo cierto es que el Campo de Gibraltar es una zona en la que el nivel de desempleo es bastante alto, por lo cual el impulso económico que se da en la actualidad es fundamental. No obstante, los efectos económicos positivos a largo plazo son inciertos, pues el bloqueo institucional en el Reino Unido indica que lo más probable es que haya un Brexit sin acuerdo.

Un escenario de Brexit sin acuerdo o duro sería en el que no se aseguren los flujos de capital, trabajo y mercancías y se aumenten las barreras a su tránsito. Eso generaría efectos económicos negativos para la región.

Las pérdidas que ocasionará el Brexit son considerables, pero serían incluso mayores si no se logra llegar a un acuerdo sobre el Campo de Gibraltar.

El mejor escenario posible para Gibraltar es en el cual Reino Unido no saliera de la Unión Europea. Sin embargo, si eso no es posible, lo mejor sería un Brexit con acuerdo, puesto que, por lo menos, no habría tantos efectos económicos negativos.

Además, al salir Reino Unido de la Unión Europea, perdería algunos privilegios, como podrían ser los beneficios que genere el acuerdo UE-Mercosur, firmado recientemente.

Comienza la guerra comercial entre EEUU y China: ¿qué hará la UE?

 Estados Unidos y China desde hace un tiempo han estado en guerra comercial, por lo que Trump ha sancionado a Huawei y ha colocado aranceles a algunos productos; mientras que los chinos han optado también por subir los precios.

Ante esto, las bolsas de la Unión Europea y España se han visto afectadas con cada acción tomada por alguna de las partes.

Esto ha ocasionado un hipotético escenario de Europa ante el neo imperialismo, en el que la Unión Europea tendría que elegir si estar a favor de EEUU o China, volviendo así a la terrible época del imperialismo y el nacionalismo.

Estados Unidos no ha utilizado a Europa para llevar a cabo las batallas comerciales más importantes; no obstante, durante la guerra comercial EEUU ha considerado a los países europeos como enemigos y no como lo que verdaderamente son, socios.

Los países de la Unión Europea, entre ellos España, han sufrido por las medidas tomadas por parte de EEUU y China en la guerra comercial, sobre todo en el aspecto de los aranceles. Pero no solo eso, sino que también las bolsas europeas se han visto bastante afectadas durante 2018 y gran parte de 2019, como el Ibex, que ha cerrado durante muchas jornadas a la baja.

Una luz de esperanza para la Unión Europea

Sin embargo, por ahora el neo imperialismo es poco probable, ya que existe una tensa calma, pues EEUU y China se reunirán para intentar solucionar los problemas, lo que ha normalizado un poco las bolsas europeas.

Es por eso que China ha decidido eximir de aranceles de 25% a algunos productos estadounidenses. EEUU también se ha mostrado flexible, puesto que retrasó dos semanas la fecha de aplicación de los aranceles a China.

¿Qué es la economía social?

La economía social es un sector de la economía que se encuentra en medio del sector privado y el sector público, por lo cual también es conocido como tercer sector.

En esta, están incluidas las empresas de trabajo asociado, cooperativas, asociaciones caritativas, organizaciones no lucrativas, entre otras.

El principal objetivo de la economía social es mejorar la calidad de vida de la sociedad en general. Además, también se encarga de organizar y gestionar las instituciones económicas, al igual que los recursos.

Este tipo de economía ha cobrado relevancia durante los últimos años también gracias a la creciente importancia de la salud en la economía.

Se podría concluir que esta va en contra de lo estipulado por la economía clásica, donde siempre se busca beneficio económico, puesto que la mayoría de organizaciones pertenecientes a este sector no pretenden obtener ningún tipo de lucro.

En general, la economía social busca el beneficio común por encima del individual o empresarial. Eso quiere decir que el beneficio será más igualitario para la sociedad.

No obstante, al tener esos objetivos la economía social, no se debe confundir con la economía socialista, puesto que cada una posee distintas características.

Las principales organizaciones que hacen parte de la economía social o tercer sector son:

  • Cooperativas
  • Sindicatos
  • Sociedades laborales
  • Asociaciones
  • Fundaciones
  • Organizaciones sin ánimo de lucro
  • Asociaciones caritativas
  • Organizaciones no gubernamentales
  • Mutualidades

En cada país este tipo de economía solidaria puede variar, puesto que en algunos no es muy importante este sector. Sin embargo, en otros territorios es un sector que goza de importancia, como es el caso de España, donde desde 2011 es altamente reconocida.

¿Qué es el IRPH y por qué inquieta a los bancos?

 El Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH) se calcula de acuerdo a la media de los tipos de interés de los préstamos para comprar vivienda.

En los últimos años, el IRPH ha sido demandado porque los préstamos de referencia fueron poco transparentes.

¿Qué es el IRPH?

 El IRPH es un índice oficial elaborado por el Banco de España. Se calcula en base a la media de los tipos de interés de las hipotecas que ofrecen los diferentes bancos de España.

Es el segundo índice más empleado, después del euríbor, como referencia de los préstamos para comprar una vivienda.

¿Por qué inquieta a los bancos españoles?

 Las demandas que ha recibido el IRPH pueden terminar afectando a los bancos, ya que la banca española tendría más de 17.000 millones de euros en préstamos referenciados con este índice.

Eso quiere decir que si los tribunales emiten una sentencia a favor de los más de un millón de afectados por las hipotecas, los bancos españoles tendrían que pagar aproximadamente 25.000 millones de euros. No obstante, en esa cifra no están incluidos los intereses ni los gastos del proceso judicial, por la cual el monto final podría ser de 44.000 millones.

Aunque la cifra podría haber sido incluso mayor, puesto que según Asufin, web de afectados por los productos financieros, solamente el 30% de los afectados en este tipo de casos instaura una demanda.

Entre los bancos más afectados por las sentencias se encuentran: CaixaBank, con aproximadamente el 24% de demandas; Santander, también con el 24%; Kutxabank, con el 18%; BBVA, con el 10%; y Catalunya Caixa, con el 4%.

Sin duda, el problema de IRPH podría terminar afectando a España como líder en transparencia financiera.